La personalísima decoración de Abigail Ahern

María · Dr. LivinghomeHome tour, Inspiración e ideas para decorar16 Comments

Hay muchos motivos para sentir una tremenda envidia por Abigail Ahern, por ejemplo:

  • Porque tiene dos perros.
  • Porque trabaja como decoradora y diseñadora de accesorios a escala internacional.
  • Porque tiene una casa victoriana de 4 plantas en una de las zonas más caras de Londres.
  • Porque tiene un gusto que te mueres.

Sí, admito que mientras escribo este post sentada en la cama mirando el p*to gotelé de la pared, la envidio profundamente. Pero como envidiar es una porquería de sentimiento que no hace a nadie mejor persona he decidido que voy a tornar mi envidia en admiración absoluta.

Abigail es una de las decoradoras más reconocidas del Reino Unido y tiene un estilo fuera de lo común que hace que mi corazón quiera echar a volar por la ventana. Aunque no siempre fue así. Como ella misma cuenta, a principios de los 90, dejándose llevar por la moda del momento, su estilo era el nórdico minimalista (qué cansinez). Así era su casa entonces:

La personalísima casa de Abigail Ahern

La personalísima casa de Abigail Ahern

Me abuuurrooooooo, que diría Homer Simpson

Con los años, fue dejando salir su personalidad, volviéndose más segura de sí misma y tomando riesgos hasta llegar a un estilo ecléctico boho glam cargado de drama (un tipo de decoración con el que me identifico bastante).

La personalísima casa de Abigail Ahern

La personalísima casa de Abigail Ahern

La gran cristalera hace que el salón y el jardín queden integrados.

La personalísima casa de Abigail Ahern

La personalísima casa de Abigail Ahern

La personalísima casa de Abigail Ahern

Cada uno de los objetos tiene personalidad e interés por separado, por eso el conjunto resulta tan rico.

La personalísima casa de Abigail Ahern

La personalísima casa de Abigail Ahern

¿No te mueres de ganas de achuchar a ese perrito que casi se confunde con un cojín?

La personalísima casa de Abigail Ahern

Desde el blanco inicial fue pasando por varias tonalidades de gris hasta llegar al negro actual. Aunque es un color arriesgado que asusta a muchos, las paredes negras hace que las estancias se vuelvan más acogedoras y que los objetos resalten. Resulta elegante, dramático e interesante y, según Abigail, se puede aplicar también en habitaciones pequeñas.

Cuando rediseñó su casa buscaba un resultado chic pero no estirado, quería que cada habitación resultase acogedora. Para lograr este efecto utiliza mucha textura y una exquisitérrima combinación de piezas antiguas y piezas de diseño.

La personalísima casa de Abigail Ahern

La personalísima casa de Abigail Ahern

La personalísima casa de Abigail Ahern

La personalísima casa de Abigail Ahern

La pared, los cojines, la manta, la alfombra, el jarrón… todo aporta textura y el toque glam lo aporta ese precioso candelabro y el cojín dorado, rebajando la rusticidad del conjunto.

La personalísima casa de Abigail Ahern

La personalísima casa de Abigail Ahern

La uniformidad de la paleta hace que ese loro verde fluor (¿quién no tiene uno en casa?) destaque el doble.

La personalísima casa de Abigail Ahern

Su estilo tiene un toque British que me vuelve loca, con esa luz tan especial. No sé si las paredes negras funcionarán en una ciudad como Madrid con sus veranos de 6 meses a 40º (motivo 96.658 para odiar Madrid).

La personalísima casa de Abigail Ahern

La personalísima casa de Abigail Ahern

La personalísima casa de Abigail Ahern

La personalísima casa de Abigail Ahern

¿Habéis visto esa lámpara? Es un diseño suyo y es AMOR puro en vena. El baño en su conjunto es impresionante, la paleta de colores y cada uno de los objetos. Es la estancia que más me gusta.

La personalísima casa de Abigail Ahern

La personalísima casa de Abigail Ahern

La personalísima casa de Abigail Ahern

La personalísima casa de Abigail Ahern

La personalísima casa de Abigail Ahern

La personalísima casa de Abigail Ahern

Ese flexo gigante azul también es otro de sus diseños.

La personalísima casa de Abigail Ahern

Esta lámpara está hecha con cientos de piezas de cerámica. Cuenta Abigail que la compró hace años y ha sobrevivido a todas las redecoraciones de su casa.

Lecciones que podemos aprender de Abigail Ahern:

  • Ignora modas y tendencias y sigue tu instinto.
  • Compra sólo objetos y muebles que adores, no los que te parecen monos.
  • Una mezcla de piezas vintage con algún toque de diseño (especialmente en lámparas) equivale a belleza y carácter.

Si su estilo te ha cautivado tanto como a mí puedes seguir su blog donde comparte muy buenos consejos e inspiración. Y también puedes darte una vuelta virtual o real por su tienda, donde tiene cosas de todos los precios.

¿Qué opinas de las paredes negras? ¿Te atreverías?

CRÉDITOS
Apartment Therapy · Hiscox

Accede al contenido exclusivo

16 Comments on “La personalísima decoración de Abigail Ahern”

  1. Pues la verdad es que hace mucho tiempo que me va por la cabeza lo de la pared negra, a mi marido le gusta mucho para el dormitorio porque dice que le ayuda a descansar pero de momento es todo blanco pero…. no quiere decir que algún día no haga una locura!. Un beso guapa!

  2. Yo digo ohhhhh! Cada rincón tiene algo encantador que lo hacen tan perfecto en conjunto. Paredes negras? Porqué no? Sino se prueba no se sabe. Dependerá de cada casa claro….pero es sólo pintura si no queda bien se pinta de otro color….;-))) Vais a ponerlo en práctica?
    Ahora voy a chusmear la tienda y el blog…gracias.
    Besos

  3. Me gusta no, lo siguiente. El negro en las paredes me tira cosa mala… En casi todas mis casas he acabado pintando por lo menos una pared de negro o un color oscuro ¡sí que es muy acogedor! Además llevo años detrás de la consola de la última foto (es de ibride. Mira lo que tienen, que seguro que algo te gusta 😉 a mi me flipan las bandejas)
    Eso sí ¡pasar el polvo ahí tiene que ser una pesadilla!

  4. Qué chulada, es preciosa. El negro en la pared, parecía algo impensable hace tiempo y ahora da ganas de ponerse a pintar ya todo !!! Me rechifla la casita Victoriana. Gracias por el post.

  5. Pues su casa con estilo nórdico minimalista a principios de los 90 igual hasta tenía gracia! Que hace ya 20 años de eso seguimos ahí jaja. A mí la casa de ahora… meh! Sí que es cierto que hay piezas flipantes, como las lámparas. El comedor me gusta mucho también… pero en general yo la veo oscura. No me mates XD

  6. Qué va… yo quería hacer algo así pero Mick dice que con el gotelé va a quedar fatal y quizá tenga razón. :/
    El blog me encanta, da consejos super prácticos! Un besote

  7. Jajaja, seguro que tienen a alguien que pasa el polvo y también la aspiradora por las 200 alfombras de la casa 😀
    He estado curioseando la web de ibride (¡hablando de personalidad!) me encantan las lámparas. Un beso!

  8. ¡¡Qué te voy a matar yo a ti!! Y menos por dar tu opinión, faltaría más! Con lo que me gusta a mí debatir 🙂

    Está claro que no es una casa para todos los gustos. A mí me parece una pasada y el baño es una clase magistral de diseño, pero… habrá gente a la que le espante. Coincido en que las lámparas son de lo mejor de la casa, ¡alucinantes!

    Te perdono la vida 😛

  9. Muy bonito todo y muy estudiado pero yo veo mucho apelotonamiento de cosas, encima de los muebles no hay donde apoyar un libro y como te dejes las llaves en la repisa de la chimenea o similar a ver quién las encuentra. No me parece una casa habitable, está demasiado "cargada" de cosas y de muebles. Más bien parece una tienda de decoración que imita una casa. Soy super fan de las cosas arriesgadas y diferentes en la decoración de una vivienda pero ante todo una casa es para vivir.

    Y no debe de ser alérgica al polvo la colega porque, "meu deus", con tanta alfombra de peluche y tanta lámpara de plumas (o pelo o lo que sea) esa casa tiene que ser un nido de polvo xD

    En todo caso un post super interesante 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *