Ikea hack: mesilla de noche rústica

María · Dr. LivinghomeMuebles renovados32 Comments

Cuando buscaba mesillas para nuestra habitación, tenía claro que quería una mesilla de noche rústica, antigua, de formas simples. Este tipo de mesilla de noche no es nada fácil de encontrar porque no es un mueble que la gente conservara, ya que no se percibía como valioso. Eran muebles baratos que se tenían sobre todo en los pueblos y muchos han acabado alimentando hogueras de San Juan. Si encuentras una de estas mesillas de noche rústicas, normalmente las encuentras en anticuarios y tiendas vintage con un precio de anticuario y tienda vintage, o sea, bastante caras.

Cada vez compro menos en Ikea porque estoy completamente entregada al reciclaje, el diy y el mundo segunda mano (no sé cómo pude vivir todo este tiempo sin estos conceptos) pero, al echar un vistazo en su web, descubrí la mesilla Tarva y pensé que sería un buen punto de partida para “crear” una falsa mesilla de noche rústica antigua a partir de una nueva:

Ikea hack: mesilla de noche rústica

Me preocupaba que quedara un resultado muy falsudo y cutre, quería conseguir un resultado lo más realista posible, así que busqué muebles rústicos antiguos para imitar el acabado:

Ikea hack: mesilla de noche rústica

12345

Si te fijas en las imágenes, la característica principal en los muebles de este tipo es la imperfección. Son muebles antiguos, muy trasteados, con lo cual no sólo la pintura está en mal estado, también la madera, las puertas cuelgan un poco, los bordes están llenos de marcas… si queremos conseguir una mesilla de noche rústica realista debemos imitar ese efecto.

Ikea hack: mesilla de noche rústica

Materiales

  • Mesilla Tarva de Ikea
  • Pintura
  • Tinte para madera. En mi caso, color cerezo
  • Martillo y clavos
  • Herramientas varias para darle una paliza: cadenas, martillo, destornillador…

Si además quieres cambiar el cajón por una puerta, necesitarás:

  • Tabla de 43,5x10cm, para hacer la puerta más grande
  • Tablillas para el borde: 2 piezas de 32,3×3,5cm y 2 piezas de 36×3,5cm
  • Cola
  • Masilla para madera
  • Lija
  • Tirador estilo rústico
  • Bisagras
  • Cierre de imán

Paso 1. Montar la mesilla

Siguiendo las instrucciones de Ikea, montamos la mesilla completa. Si quieres cambiar el cajón por una puerta como hice yo, no montes el cajón.

Paso 2. Darle al mueble una auténtica paliza

Ikea hack: mesilla de noche rústica

Armada cual matón de la mafia rusa, tienes que darle una paliza al mueble. A mí me dio hasta pena la pobre mesilla. Tienes que pegarle mucho, para que los golpes estén distribuidos por todas partes y la madera parezca vieja y trasteada, no un trozo de madera nueva al que le has dado un golpe; para conseguir este resultado la cadena es genial. Concéntrate especialmente en las esquinas y los cantos, que queden bien magullados. El martillo viene bien para darle algún golpe fuerte aquí y allá, incluso arrancando algún pequeño trocito de madera.

Paso 3. Teñir la madera

Ikea hack: mesilla de noche rústica

Con el paso del tiempo el pino va amarilleando y oscureciendo, así que si quieres que la mesilla parezca rústica y vieja tienes que teñir la madera. Yo utilicé un tinte color cerezo, que tiene un tono dorado muy bonito. Reparte el tinte con una brocha, eliminando el exceso con papel de cocina o un trapo. Aviso: ponte guantes o acabarás con las uñas negras.

Paso 4. Pintar (mal) el mueble

Ikea hack: mesilla de noche rústica

Cuando haya secado el tinte, pinta la mesilla utilizando una brocha. En esta ocasión utilicé pintura blanca acrílica satinada normal y corriente en lugar de chalk paint, y la verdad es que me encanta el resultado. El truco para un acabado rústico realista es pintar el mueble muy mal, sin tener cuidado de dejar gotas o manchurrones y dejando zonas sin cubrir, especialmente las patas, los bordes y las esquinas.

Colocar la puerta (opcional)

Me gustan las mesillas con puerta, me parecen mucho más útiles para guardar cosas que los cajones, además una puerta pegaba con el estilo rústico que le quería dar. Si quieres cambiar el cajón por una puerta estos son los pasos:

Paso 1. Montar la puerta

Ikea hack: mesilla de noche rústica

Para la puerta vamos a utilizar el frontal del cajón y le pegamos la tabla de 43,5x10cm utilizando cola. De esta forma, la puerta parecerá más grande. Como la tabla del frontal del cajón está biselada, quedará un huequito entre las dos piezas. Cuando la cola esté seca, rellena el hueco con masilla. Pasa una lija fina cuando la masilla haya secado.

Paso 2. Colocar el borde de la puerta

Ikea hack: mesilla de noche rústica

Este detalle no es necesario, pero ayudará a darle el estilo rústico que buscamos. Pega las 4 piezas sobre la puerta utilizando cola. Para darle un aire más rústico y antiguo, clava un clavo en cada uno de los extremos de cada pieza. No te preocupes de conseguir un resultado perfecto sino todo lo contrario. Recuerda que se supone que nuestra mesilla rústica tiene más años que la orilla del río, así que es normal que alguna de las piezas se haya desplazado un poco y quede un poquito torcida, por ejemplo.

Paso 3. Sigue los mismos pasos que con el mueble, dale una paliza, tiñe la madera y después píntala

Ikea hack: mesilla de noche rústica

Paso 4. Clava la pieza que sería el fondo del cajón, cubriendo el agujero de la base

Ikea hack: mesilla de noche rústica

Paso 5. Coloca el tirador y las bisagras

Ikea hack: mesilla de noche rústica

Atornilla el tirador y las bisagras a la puerta. De nuevo, no te preocupes si la puerta no queda perfectamente colocada, si queda un pelín torcida, mejor.

Paso 6. Cierre con imán

Ikea hack: mesilla de noche rústica

El mueble no viene preparado para una puerta, sino para un cajón, si no colocas algún tipo de cierre, la puerta se quedará colgando.

Ikea hack: mesilla de noche rústica

Así de bonita queda la mesilla de noche rústica una vez acabada. Bastante realista, creo yo, sus múltiples imperfecciones le añaden carácter.

Ikea hack: mesilla de noche rústica

Ikea hack: mesilla de noche rústica

Ikea hack: mesilla de noche rústica

Ahí está la falsuda mesilla de noche rústica colocada en su sitio, en nuestra habitación. Son un pelín grandes para la habitación que tenemos ahora, entre 5 y 10cm menos de ancho hubieran sido perfectas pero de momento Ikea no hace muebles a medida 😉

¿Te gusta el resultado? ¿Crees que da el pego?

“Los

32 Comments on “Ikea hack: mesilla de noche rústica”

  1. Me encanta como te ha quedado Maria!! La verdad es que no se parece para nada a una mesita del ikea, te ha quedado genial!!! Yo estoy contigo, cada vez compro menos cosas hechas, me encanta el reciclaje y ademas odio los muebles producidos en serie. A disfrutarla que te ha quedado preciosa!!

  2. ¡Me encanta! El toque de la puerta es genial. Sin duda, has conseguido el efecto que buscabas
    Además de que me viene genial el paso a paso! Tengo la cómoda (de 2ª mano, ya medio maltratada XD ) Esperando a que haga algo con ella!

  3. Marnífico pirateo de esta pieza de Ikea, María: has conseguido lo que buscabas, un resultado único con apariencia de auténtica mesita vieja y rústica ¡No puede gustarme más!!!!

  4. Enhorabuena María por este gran trabajo! Y no solo eso, sino que lo explicas todo muy bien! Si no cuentas el proceso y dices que te has traído la mesita de la casa del pueblo, te creemos tod@s!! Es increíble. Me gusta muchísimo.
    Un beso y gracias por compartir este DIY,
    Anne.

  5. Me encanta el resultado de la paliza y de la pintura mal aplicada… Da el pego, por supuesto y queda perfecta allí donde la quieras poner. Los de IKEA deben de estar alucinando! 😉

  6. Te ha quedado preciosa, parece antigua porque tenga un montón de años, no porque le hayas dado una paliza. Si mi padre te lee eso de pintar mal y poner la bisagra para que la puerta quede torcida le da un soponcio.

    Un beso,
    Sonia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *