Hablemos de: perseguir tus sueños

Hablemos de: perseguir tus sueños

Me gusta empezar el año reflexionando porque creo que es bueno hacer un repaso y aprender de lo bueno y lo malo que ha pasado. Suena a tópico pero si no aprendes de tus errores estás condenada a repetirlos.

Últimamente pienso mucho en la importancia de las decisiones y de la suerte.

Todo el mundo te habla de lo importantes que son los títulos académicos y la formación reglada (Mick dice que los españoles estamos obsesionados con los títulos, ¿será cierto?). Desde que eres pequeña, la familia y la sociedad en general te meten en la cabeza que para triunfar en la vida, hay que estudiar.

Sí, es cierto, tener éxito académico te abre muchas puertas pero no lo es todo ni mucho menos.

¿Por qué nadie habla de lo importantísimo que es enfrentarte a tus miedos? ¿Por qué nadie te enseña cómo afrontar un fracaso profesional? ¿Cómo lidiar con personas complicadas? ¿Cómo auto observarte para llegar a conocerte de verdad y saber cuáles son tus puntos débiles y fuertes? ¿Cómo fortalecer tu autoestima? ¿Por qué nadie te dice lo importante que es mejorar como persona?

Y no me refiero a lo que todos entendemos por buena persona (generoso, que piensa en los demás, etc.), sino a ser la mejor versión de ti misma: más valiente, más tenaz, más segura, más paciente.

Hablemos de: perseguir tus sueños

Conozco a personas que no tienen un gran historial académico y sin embargo son adultos muy capaces y con muchas habilidades personales a los que les va muy bien en la vida. Y también conozco a otras personas que acumulan títulos pero son incapaces de salir de su zona de confort y se sienten frustradas porque la vida no les ha dado lo que esperaban que les diera después de esforzarse tanto y dejarse los codos estudiando.

Espero que no pienses que estoy despreciando los títulos y el estudio, ni muuuucho menos. Sólo digo que eso no lo es todo y, en ciertas ocasiones, ni siquiera es lo más importante.

Yo nunca fui una estudiante brillante pero sí buena. No era tanto de sobresaliente, pero sí de notable. Nunca repetí curso y saqué mi carrera a curso por año. Yo era una de esas que al terminar la carrera pensaba, "Bueno, ya está, ahora a trabajar duro y a seguir formándome y listo. Ya tengo mi carrera encauzada".

Menudo chasco.

No fue así para nada. Me faltaban muchísimas cosas. Me faltaba perder el miedo a decir no. Me faltaba saber defenderme en un entorno empresarial que puede llegar a ser muy duro y competitivo. Me faltaba aprender a defender mis derechos. Me faltaba seguridad y habilidades personales.

Esas vinieron con los años, con la experiencia, vinieron al vivir años fuera de casa, alejada de mi familia y vinieron después de unos cuantos años de terapia.

Hablemos de: perseguir tus sueños

Más de una vez me han dicho que tengo mucha suerte por trabajar desde casa, que tengo mucha suerte por tener un novio tan riquiño, que tengo mucha suerte por trabajar de lo que me gusta, que tengo suerte por saber inglés, que tengo suerte porque me atrevo a hacer nosequé o nosecuál...

Yo me pregunto, ¿a la gente sus parejas les tocan en la lotería o qué? ¿Acaso no los escogen? ¿Creerán que yo sé hablar inglés porque un día me di un golpe en la cabeza?

Yo decidí venirme a vivir a Madrid y buscarme la vida y ganar experiencia profesional, en lugar de quedarme en casa de mis padres viviendo más cómodamente y evitando enfrentarme a mis miedos, que eran muchos y muy grandes. Yo decidí seguir formándome y aprendiendo cada año para ser mejor profesional, con el gasto de tiempo y dinero que eso supone. Yo decidí gastarme una pasta al mes durante 4 años para mejorar como persona en lugar de comprarme un coche, vivir yo sola o pegarme viajazos, porque quería dejar de vivir encogida de miedo a merced de todo el mundo. Yo decidí estar con una pareja que me hace sentir bien, que es un buen tío y me trata genial, en lugar de apegarme a una persona que no me conviene por miedo a estar sola. Yo decidí abandonar la seguridad de un sueldo a final de mes, por perseguir mi sueño y tomar las riendas de mi vida. Y todas esas decisiones tienen consecuencias buenas y malas, como un efecto dominó.

Hablemos de: perseguir tus sueños

Ahora mismo no estoy mal y estoy contenta con las consecuencias de mis decisiones, pero puede que las cosas se tuerzan y en un año todo vaya fatal. Lo que no podré decir entonces es que tuve mala suerte, tendré que decir que no tomé las decisiones adecuadas y aprender de ello.

No niego que tengo suerte, tengo muchísima suerte de haber nacido en España y no en Siria, por ejemplo. Tengo suerte de haber nacido en una familia "normal" y no en una familia desestructurada con padres alcohólicos. Tengo suerte de que mi familia, sin ser ricos, sí tienen una posición lo suficientemente cómoda como para que yo pudiera escoger estudiar lo que quería en lugar de tener que ponerme a trabajar inmediatamente para aportar dinero. Tengo suerte de haber nacido sin graves problemas físicos o psíquicos.

Sí, tengo suerte y mucha y cada vez me siento más agradecida por ello. No soy de las que piensa que todo el que quiere, puede. Hay mucha gente que no puede, por más que quiera. Pero también sé que para la mayoría las cosas no caen del cielo y que los sueños hay que perseguirlos, que no te llaman a la puerta.

2016 ha sido, en general, un año bueno para mí. Hace un par de años que comencé a perseguir el sueño de trabajar por mi cuenta y, no te voy a mentir, está siendo MUY duro. Trabajo más que nunca y la incertidumbre es total. Tengo que privarme de muchas cosas y apretarme el cinturón. No es fácil pero es mi decisión. Yo elijo perseguir mis sueños y acepto las consecuencias.

Si hay algo en tu vida que no te hace sentir bien, ya sea una pareja que no te trata como debiera, un trabajo que parece más bien esclavitud, una amiga que se aprovecha de ti... ¡lo que sea! Piensa, ¿de qué tienes miedo? ¿Por qué no te atreves a cambiar esa situación? ¿Qué puedes hacer para mejorar tu vida?

Hablemos de: perseguir tus sueños

Te animo a que cojas este 2017 por los cuernos (o por el otro par de cosas que empiezan con c) y tomes esas decisiones que te dan miedo.

Porque las cosas buenas no pasan porque sí, pasan cuando sales a buscarlas y mi propósito este año es vencer mis miedos y salir a buscarlas. ¿Te apuntas?

29 comentarios:

  1. Estoy completamente de acuerdo. Me ha encantado esta nueva sección en la que hablas más de ti misma. La sociedad está confundida. Yo tengo varios títulos y no me han servido de absolutamente nada. Sin embargo, me veo a veces bloqueada por mis miedos y me cuesta salir de ahí. Un beso María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Pilar. Recuerdo aquella conversación que tuvimos mientras me enseñabas cómo hacer un kokedama :) Creo que somos muchas las que nos hemos llevado ese chasco. Un beso enorme!

      Eliminar
  2. Maria President of the Government!

    ResponderEliminar
  3. Ostras, ¡cuánta verdad arrojas! Me parece un post de lo más valiente, de esos en los que no sólo muestras tu interior, sino que además invitas a reflexionar (algo muy necesario en estos días...).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias :) Me alegro de que te haya gustado. Siempre que escribo un post de este estilo me da miedo que no se entienda lo que quiero decir, pero parece que sí ha llegado el mensaje :)

      Eliminar
  4. Quien algo quiere, algo le cuesta. Esta claro, haces bien dejando constancia María. Que quede claro que lo que parece "suerte" es en realidad el resultado de un duro trabajo que produce oportunidades, y aprovecharlas aún cuando nuestra energía está por los suelos. Aplaudo tu post.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Naza. Tú bien sabes lo que es trabajar para perseguir tus sueños, eres una luchadora! :)

      Eliminar
  5. Cuanta miga tiene este post!

    Yo no tengo ninguna carrera universitaria, fui de esas que no sabía que quería hacer con su vida y en casa nadie me exigió ni me obligó a hacer una carrera, había un negocio en casa, me gustaba la decoración, y eran compatibles, mi formación ha sido a la vieja usanza, aprendiendo un oficio sin estudios, aunque luego por mi cuenta, me formé algo más y me puse al día. Tuve otro nivel de aprendizaje, me lo curré mucho pero de otra manera y tuve mis momentos malos por creer que no llegaba o no estaba a la altura, quiero decir, al final escojas un camino u otro, si quieres algo tienes que trabajarlo y eso tiene su punto de sacrificio, pero luego llega la recompensa y ohhhh, felicidad!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que ese miedo a no estar a la altura lo tiene/ha tenido todo el mundo salvo algún extraterrestre que hay por ahí :D

      Eliminar
  6. Muy cierto todo lo que dices y enhorabuena por seguir luchando por tus sueños.

    ResponderEliminar
  7. Muy cierto todo lo que dices y enhorabuena por seguir luchando por tus sueños.

    ResponderEliminar
  8. Este post es muy útil para gente cobarde como yo. Tengo que coger el toro por los cuernos si quiero cambiar mi situación pero tengo tantísimo miedo que me bloqueo, escapo o me dan ataques de ansiedad. Me ha ayudado ha verlo más claro, ahora el caso es lanzarse a la piscina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos somos un poco cobardes. Algunos tienen miedo de probar cosas nuevas, otros tienen miedo de fracasar, otros de enseñar sus verdaderos sentimientos y mostrarse vulnerables... Si ya has identificado tus miedos, pues has dado el primer paso. Mi consejo (sin ser ningún tipo de experta ni gurú de ninguna clase) es que no esperes a que el miedo pase, porque no se va a pasar. Simplemente actúa a pesar de él. Mucho ánimo!!

      Eliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Ambrosia
    10 de enero de 2017, 20:09

    Hola Maria,

    Completamente de acuerdo en todo y este año todo lo que creo haber aprendido tanto bueno como malo lo voy a poner en práctica este año nuevo.

    Además tengo oportunidades nuevas que debo y tengo que aprovechar.

    Pero sobre todo como bien dices hay que trabajar duro por conseguir aquello que nos gusta y nos hace feliz, sabiendo que no todo eso viene solo, sino que muy trabajado.

    Besos,

    Pedro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pedro!!! Pues sí, aprovecha todas las oportunidades que veas pasar, salgan bien o mal, nunca te vas a arrepentir. Un beso enorme!

      Eliminar
  11. Tal cual María, la vida misma. En eso intento educar yo a mis hijas. Más inteligencia emocional y tomar las riendas de la vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no sabes cuánto me alegro por tus hijas!!!! Bravo por ti!! :)

      Eliminar
  12. Hola Maria, sigo tu blog y tus comentarios y me generan sonrisitas en el cuore! Disfrutar este ratito que llamamos Vida es genial. Que bello que lo compartas con nosotros! Patricia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oooooh, qué bonito!! Pues a mí me genera sonrisitas en el cuore tu comentario, jajaja

      Eliminar
  13. Toma ya !! No lo podías haber escrito mejor... ;-)

    ResponderEliminar
  14. Totalmente de acuerdo contigo Maria! Nosotros somos producto de nuestras decisiones. Algunas veces ganamos y otras aprendemos, pero al fin, eso es lo que nos forja como personas... Un saludo desde Jalisco México.

    ResponderEliminar
  15. Muy bueno el post, totalmente de acuerdo, y lo cierto es que me veo reflejada en muchas cosas, yo ahora estoy "in progress" (aunque si lo pienso bien siempre estamos así aunque no nos demos cuenta) y bueno quien sabe lo que trae la vida mañana, o dentro de una hora, hay que prepararse para aprovechar las oportunidades y también para buscarlas uno si no llegan, mucha suerte a tods con vuestros proyectos, ya sean personlaes o profesionales, que no decaiga "hoy puede ser un gran día, y mañana...también"

    ResponderEliminar
  16. Me encantó!!!! buenísimo, ya lo compartí!!!! buenas vibras y besos desde Lima!!!!

    ResponderEliminar
  17. No puedo estar más de acuerdo contigo, María. Como muy bien dices en una frase que me ha encantado: "la "suerte" es lo que pasa cuando empiezas a mover el culo".
    Tomar las riendas de nuestra vida es tremendamente importante; creo que solo existe una persona en el mundo te va a quitar los bloqueos y los miedos:
    tú mismo.
    Me ha servido de mucho leer estas palabras tuyas, y me alegro de todo corazón que haya personas que cuentan sus experiencias y sentimientos con la sinceridad y el encanto con que lo haces tu.
    Muchísimas gracias, María, un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  18. Es muy cierto María, una cosa es la suerte, otra es el esfuerzo propio en un trabajo, en el estudio y la ayuda, el apoyo o la colaboración de la familia, de la pareja, tener salud, tener las opourtunidades pero tener la inteligencia para aprovecharlas, el libre albedrío. Eso ayuda mucho. El resto no es suerte, suerte es ganar la lotería, por ejemplo, mientras otros piensan en la suerte, buena o mala, hay que seguir remando, o surfeando las olas con las armas que tenemos para seguir. A seguir trabajando, es para mí la única opción. Salud y buen 2017¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  19. Claro que sí, María, tienes toda la razón: a nadie le regalan nada (generalmente) y el éxito requiere trabajo y dedicación máxima (también generalmente). Cómo era aquella frase... "sólo en los diccionarios aparece antes el éxito que el trabajo"...
    Leyendo tus posts, he ido observando tu manera de expresarte y desenvolverte, tu creatividad, tu manera de plantear tus propuestas y de realizar tus trabajos, y ¿sabes una cosa?, resulta muy evidente que te has preparado, no sé si para manejar con éxito un blog de decoración o de lo que sea, me da igual; cuando digo que se nota que te has preparado, quiero decir que se nota que te estas "cuidando", como persona, como adulto, como ser responsable, que te has preocupado de todas esas cosas a las que te refieres en tu post, porque te interesan, porque entiendes que son vitales y que no te has dedicado, solo, a la formación académica, reglada, etc... En mi opinión, creo que que una de las claves del éxito profesional podría ser una buena combinación de ambas cosas (formación académica y madurez-formación personal) a la que habría que añadir, desde luego, una buena dosis de ganas, empeño, constancia, creatividad, originalidad... Exacto, son muchas cosas, por eso es difícil conseguir el éxito, porque requiere de la concurrencia de muchos factores y de muchas virtudes. Tú cumples muchos de esos requisitos, María, por eso consigues éxitos, y más que seguirás cosechando. Me ha encantado este post, tan personal, sincero y rotundo. La verdad es lo que tiene, que gusta o no gusta, y a mí me encanta. Gracias, bonita!

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.