Una silla nórdica se transforma

Una silla nórdica se transforma

Una silla nórdica con un nuevo look

Las sillas nórdicas son bonitas, pero después de esta transformación, esta silla ha quedado espectacular

La forma más fácil de renovar una silla nórdica, o una silla de cualquier otro estilo, es utilizar pintura. Un poco de pintura en un color llamativo puede transformar las líneas simples del diseño nórdico. Una simple silla nórdica es muy bonita, pero si la pintas de un color vivo, es absolutamente preciosa.

Esta silla amarilla es la protagonista de la casa allí donde la ponga. Ese color es tan alegre que sólo con mirar la silla me sale una sonrisa.

En este post hablaba sobre la tendencia de llenar la decoración de tu casa de color que viene, sobre todo, de la costa oesta de los EE.UU. Me flipa esta tendencia, ya la seguía antes de que fuera tendencia y ahora todavía más.

Una forma muy fácil de añadir color a la decoración es a través de las sillas, y las sillas nórdicas se prestan especialmente a esto. Para mí las sillas son como los zapatos: puedes llevar un look muy simple y convertirlo en maravilloso con unos bonitos zapatos, o matarlo completamente con unos zapatos horrendos. Pues con las sillas igual.

Una silla nórdica se transforma

Añadiendo sillas de color podemos cambiar totalmente la sensación que transmite una habitación. Y en esas andaba yo, buscando una silla nórdica amarilla de estilo Fanett que no costase un ojo de la cara. Misión imposible. Buscando, buscando llegué hasta esta silla de Rojas Mobiliario. No era amarilla pero eso se soluciona fácilmente, ¿no?

Una silla de estilo nórdico se transforma

Como no quería fastidiar la silla, compré pintura a la tiza o chalk paint, que es muy fácil de aplicar y muy fácil de limpiar.

La chalk paint es muy densa, así que para conseguir un acabado liso y uniforme, mejor diluir la pintura en agua para que se extienda bien. También es muy importante lijar con una lija de 600 o más entre capa y capa.

Una silla nórdica se transforma

¡Boom! Una vez pintada la silla, parecía que había entrado el sol en la habitación.

Una silla nórdica se transforma

Me encanta mi silla nórdica amarilla, es tan sencilla y bonita, queda genial en cualquier sitio y llama siempre la atención (para bien, claro).

Una silla nórdica se transforma

Como decía, es un proyecto muy fácil, en una tarde puedes tener una silla nueva. Qué opinas, ¿te gusta el amarillo para tu casa?

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.