#makeit. Cómo tener una actitud más positiva

María · Dr. LivinghomeOff topic8 Comments

Como os dije en el último #makeit, esta sección va a volver un lunes de cada dos. Tocaba la semana pasada pero decidí cogerme el festivo (en Madrid), así que después de 3 semanas vuelve #makeit con un tema absolutamente fundamental para casi todo en la vida: la actitud positiva.

Hace tiempo leí un artículo sobre la capacidad del ser humano de ignorar la realidad negativa de las cosas como método de supervivencia. Digamos que si nos levantáramos por la mañana absolutamente conscientes de todas las catástrofes que suceden en el planeta, de que probablemente muramos de alguna enfermedad, de que perderemos a nuestros seres queridos y otra serie de desgracias que están ocurriendo o probablemente ocurran en el futuro no seríamos capaces de afrontar nuestro día a día, por eso lo ignoramos de forma digamos “automática”. El tema es que algunos tenemos ese automático un poco estropeado y somos demasiado conscientes de las cosas negativas del mundo. Esto, por cierto, está relacionado con la inteligencia. Todos conocemos al típico tonto arrogante que se cree la pera limonera porque es demasiado corto para darse cuenta de sus limitaciones, ¿o no? No me digas que sólo me los encuentro yo 🙁

#makeit. Cómo tener una actitud más positiva

Como todo en este mundo, la vida no es de color rosa ni de color negro, en realidad es de los dos colores y nuestra forma de vivirla dependerá de en qué decidamos centrar nuestra atención: en lo que tenemos (rosa) o en lo que nos falta (negro). Si siempre estamos pensando en lo que no conseguimos, en lo que no hemos hecho, en lo que no tenemos… nuestra vida parecerá (y será) mucho más triste. Si decidimos enfocarnos en lo que tenemos, en nuestros logros… quizá nos demos cuenta de que nuestra vida no está tan mal y nos sintamos mejor, lo que hará que tengamos más ganas y más fuerza para afrontar nuevos proyectos o problemas, por lo que saldrán mejor y entonces nos sentiremos mejor todavía, etc. etc. No es ningún secreto mágico ancestral (como algunas escritoras de libros de pacotilla quieren vender) es, si lo pensamos un poco, puro sentido común. Y no se trata de ser conformista, todo lo contrario, se trata de sentirte bien con lo que tienes y con lo que has hecho para poder seguir avanzando.

Así que te propongo un ejercicio, que yo misma voy a hacer, que consiste en fijarse solamente en el lado positivo de las cosas durante un mes. Como experimento, a ver qué efecto tiene y cómo te sientes dentro de un mes. Desde cosas pequeñitas como no criticar el restaurante al que vas porque la decoración no es del todo buena o la comida estaba rica pero hubiera estado mejor si hubiesen añadido pimienta, hasta cosas más grandes como dar las gracias por estar viva.

#makeit. Cómo tener una actitud más positiva

No quiero ponerme demasiado trascendental porque este blog no me parece el sitio adecuado (cuando quieras nos tomamos una caña y te filosofo todo lo que quieras) pero hace un tiempo que me he dado cuenta de lo inmensamente afortunada que soy por haber nacido en un país en paz, en una familia “normal” (¿qué familia es normal de todo?) y con buena salud. Son cosas que damos por sentadas porque seguramente la mayoría de las personas que te rodeen compartan esas tres cosas pero el mundo es muy grande y en él, desgraciadamente, la mayoría viven peor que tú y que yo. Son cosas que nos han repetido tantas veces que suenan a típico tópico pero, párate un momento a pensarlo, a pensarlo de verdad, a sentirlo. Si yo hubiera nacido en Arabia Saudí no podría vivir mi vida con libertad porque soy mujer. Si hubiera nacido en Sierra Leona probablemente no llegase a cumplir 50 años porque tienen la esperanza de vida más baja del planeta. Y si hubiera nacido en España en una familia de maltratadores pues vete tú a saber qué sería de mí hoy. Tengo esas tres cosas tan positivas en mi vida sin haber hecho nada para merecerlas, ¿no es un motivo para sentirse agradecida?

Con esto no quiero decir que ante cualquier revés de la vida haya que pensar “bueno, hay niños que pasan hambre, así que esto no es para tanto” porque eso es muy poco realista, por no decir una memez absoluta. Todos tenemos problemas más grandes o más pequeños y saber que hay gente con problemas mayores no es la solución. Simplemente te propongo ese ejercicio como punto de partida para tener una actitud más positiva: dar las gracias por todas las cosas buenas que tienes en tu vida y que, quizá, estabas dando por sentadas. Dejar de compararte con la que tiene más, la que es más guapa, más rica, más estilosa, más delgada, más lo que sea que te haga sentir mal porque, sí, hay 1.000 personas más xxxxxx que tú pero también hay otras 1.000 menos xxxxxxx que tú. Ambas cosas son ciertas y fijarte sólo en la que te hace sentir como una porquería no te hace ser más realista, de hecho, todo lo contrario.

#makeit. Cómo tener una actitud más positiva

Así que en la búsqueda de una actitud más positiva, en el próximo restaurante que me sirvan comida sosa diré qué bien que hayamos sacado un rato para comer juntos, en el siguiente probador con una iluminación atroz dejaré de mirar a la chicha odiándola profundamente y pensaré qué bien que a mi novio le gusta como soy, en el siguiente proyecto no perfecto me alegraré de haber aprendido algo nuevo para poder mejorar… dejaré de suspirar por todas esas cosas que no son tan perfectas como podrían ser. Dejaré de fijarme en el 10% que falta, para fijarme en el 90% que está.

¿Te animas?

5 trucos para transformar tu decoración

8 Comments on “#makeit. Cómo tener una actitud más positiva”

  1. Hola guapa, mira que es fácil ser feliz ( con la vida que nos ha tocado) y lo complicado que nos puede resultar.
    Yo hace tiempo que soy y/o trabajo para ser consciente de lo que estás hablando, supongo que ya por auntodefensa!! En agradecer y no gastar mis energías en echar la culpa a los demás de cómo me siento, sino que yo soy la responsable de cómo me siento y eso si lo puedo cambiar!!

    Ahora estoy trabajando en los miedos, en construir un nuevo mapa en mi cabecita loca, algo que me está resultando doloroso, la verdad, pero es tan necesario, que lo afronto con optimismo, y se que me abrirá nuevos caminos y a alcanzar mis retos.
    De momento, lo que si tengo claro es que los pensamientos existen y son reales (aunque sean miedos creados en mi interior), y que no se pueden controlar, pero sí que podemos controlar la importancia que les damos. Así que me huno a tu reto!!!!
    Gracias
    Un abrazo
    Diana

  2. La verdad es que hay que ser positivos,sobretodo con la que está cayendo.
    A veces me deprimo porque mi casa no avanza como yo quisiera pero luego pienso,de qué me quejo? si hay gente que nisiquiera tiene casa….asi que me uno!!!
    Besos

  3. Hola Diana!! Muchas gracias por tu comentario tan bonito y profundo. Me alegro de que hayas empezado ese camino, yo hace años que decidí empezar a cambiar las cosas que no me gustaban y ha sido un proceso doloroso pero ha merecido la pena cada segundo. Mucho ánimo y un beso enorme!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *