Mostrando entradas con la etiqueta La casa de Diana. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta La casa de Diana. Mostrar todas las entradas

La reforma total de la casa de Diana

by 4/06/2017 12:00:00 a. m.
La reforma total de la casa de Diana

Nueva sección: la reforma total de la casa de Diana

Os presento una nueva sección en el blog, la reforma total de la casa de Diana. Vamos a ver paso a paso cómo un piso viejito se convierte en un piso moderno con una decoración ecléctica y superdivertida

No sabes la ilusión que me hace el post de hoy y es que además no es un sólo post, va a ser una serie completa que espero te guste tanto como a mí: la reforma total de la casa de Diana.

Diana es una de mis personas favoritas en el mundo. Fuimos al mismo parvulario, al mismo colegio, al mismo instituto y a la misma facultad. Seguramente pensarás que somos amigas de toda la vida pero no. Como somos un poco lechuguinas las dos no cruzamos palabra hasta que llegamos el primer día a la universidad y la necesidad/timidez/miedo nos hizo juntarnos. ¡Magia!

La reforma total de la casa de Diana
Las tres salimos borrosas... es que fue una sesión un poco movida :D

Creo que no hay persona en el mundo con la que me ría tanto como con ella. Es una persona genial, especial y transparente. Mi tipo de persona favorito. Por si fuera poco, hace poco se ha comprado su primer piso (compartido con Renata) y lo va a reformar entero. Después de mucho suplicar, llorar y patalear por fin ha accedido a compartir la reforma y decoración del piso contado de su puño y letra.

En este blog nos encanta el diy y la decoración, los muebles reciclados modernetes y nos FLIPA un buen antes y después. Agárrense que vienen curvas y un montón de antes y después para quedarse flipando.

Hoy Diana nos presenta el piso (muy particular) y algunos de sus planes para esa reforma total. Te dejo con ella:

Empieza la renovación total de la casa de Diana

Que la búsqueda de piso no es sencilla no es novedad. Si encima se trata de tu primera propiedad, esa que tanto anhelas pero que tanta indecisión te crea… ¿será lo correcto? ¿Y si sale otra cosa? ¿Será el mejor precio? ¿Ubicación? ¿Orientación? ¿Altura? ¿Signo zodiacal? Y así hasta el infinito.

Indecisiones aparte, llega un momento en el que te das cuenta de que cada vez ojeas los anuncios con más asiduidad, convirtiéndose ésta en tu primera tarea diaria, y entonces llega ese día en que los astros parecen alinearse y tras varias consultas a tu almohada, entre muchas otras cosas y personas, te decides.

La reforma total de la casa de Diana

Y es cuando te ves inmersa en el maravilloso mundo de la propiedad. Papeleos por doquier, retrasos porque al tratarse de un piso de segunda mano su anterior propietaria no tenía pasado el piso a su nombre en Registro, o te encuentras con que la hipoteca que pagaba ese señor tan encantador que, junto con la agencia, te lo vendió te trae más complicaciones de lo deseado… por no hablar de impagos, problemas con vecinos… No es mi caso, pero la información previa, en ésta como en tantas otras cuestiones, es poder.

El porqué me decidí un día caluroso durante un largo viaje en coche por comprar ese piso, cuando pensaba que mi adicción por consultar las novedades en venta ya se había convertido en patología y no había vuelta atrás, es un misterio.

Quizá fuera por su luz (a pesar de no estar demasiado bien orientado tiene tanta luz... ¡Hurra por el arquitecto!), por la conservación de sus elementos antiguos (carpintería, suelos, recovecos imposibles…), por su situación, ya que está muy céntrico, por su tamaño y amplitud, por su precio, por sus posibilidades… y, sobre todo, por su gran personalidad.

La reforma total de la casa de Diana

Lo de la personalidad está claro que es muy subjetivo y tal vez muy poco convincente, pero la idea no era comprar un piso nuevo, brillante y reluciente como los chorros del oro, listo para usar, sin complicaciones, sin reformas, sin quebraderos de cabeza y sin… personalidad. (¡Vaya por delante que veo tan lícita una decisión como la otra!).

Una vez que te decides, siempre hay que hacer ciertos sacrificios salvo que seas muy superafortunada y encuentres tu piso I D E A L. El mío no tiene garaje ni terracita, no es la mejor calle de la ciudad, se ve a leguas que va a necesitar más reformas de las que una se plantea para "autoconvencerse" de que no necesita mucho arreglo, el edificio por fuera es muy feo (igual que el portal)... Pero bueno, alguien me dijo que más vale que el bonito sea el edificio de enfrente, que es el que verás todos los días al asomarte a tu preciosa ventana y creo que tiene razón.

Con todo, hay algo en tus adentros que te dice que ese es TU PISO. Aparte de tus adentros, están las personas (en este caso no cosas) que también te influyen mucho, en concreto aquélla a la que el piso encandila nada más verlo, al igual que los coches peculiares, los atuendos imposibles, los perros feos… todos ellos, CON PERSONALIDAD.

El piso de Diana habitación por habitación

Te voy a contar cómo es el piso. El piso tiene unos 110 metros cuadrados de superficie útil. Según entras lo primero que te encuentras es un gran hall de entrada, amplio, coqueto y con una pequeña ventana, suficiente.

La reforma total de la casa de Diana

Enfrente está la cocina-comedor, de forma alargada, grande y luminosa (he de decir que considero fundamental la luz natural en la cocina, de nuevo, para gustos).

La reforma total de la casa de Diana

La reforma total de la casa de Diana

Avanzas hacia la cocina-comedor y, ¡oh sorpresa! A la izquierda les presento un inesperado aseo, enfrente de donde tú ya visualizas esa mesa de comedor iluminada por dos lámparas, con su mantelito y esos platos con su dorada al horno, en cantidad generosa… hay que pensar en todo. Al principio me planteé si dejarlo ahí, se deshacerme de él.. ¿se podrá desplazar? Tras múltiples dudas y consultas, el aseo se queda ahí, nunca viene mal contar con uno. Eso sí, la ducha se va.

La reforma total de la casa de Diana

A la derecha, en la misma zona de comedor, hay un amplio cuarto que puede destinarse a infinidad de propósitos (tantos, que al final se quedará pequeño, seguro).



El pasillo es largo pero agradable porque no es muy estrecho y cuenta con una ventana a mitad de camino (no me entusiasman los pasillos largos y angostos, trauma de infancia con El Resplandor).

La reforma total de la casa de Diana

Frente a esa ventana hay otro de esos recovecos con encanto, un pequeño hall de entrada a las habitaciones y baño principal. Este hueco me hizo plantearme "¿Cómo ha llegado aquí?" "¿Me gusta?" Pero enseguida me di cuenta de que era una pregunta retórica y de que, a pesar de ocupar unos metros, el piso es amplio, está ahí por algo y además es muy riquiño.

La reforma total de la casa de Diana

Salta a la vista que el baño necesita una profunda reforma, aquí sí que el lavado de cara ni me lo planteo.

La reforma total de la casa de Diana

La reforma total de la casa de Diana

El piso tiene tres habitaciones prácticamente gemelas, de tamaño xeitoso que diría cualquier abuela de las Rías Baixas, con sus ventanas, sus suelos de madera y espacio de almacenamiento. Sólo la tercera, la lindante con el salón, tiene dos accesos, uno desde ese hall adorable y el otro desde el pasillo, quizás se pueda prescindir de uno de ellos.

La reforma total de la casa de Diana

Y llegamos al salón, estancia fundamental, caracterizado por sus enormes ventanales de techo a suelo, y de nuevo, al igual que la cocina, por su gran luminosidad.

La reforma total de la casa de Diana

Reforma total de la casa o mejor lavado de cara

Tras los vericuetos iniciales y algún que otro retraso y contratiempo, llegó la hora de solicitar presupuestos. Aquel autoconvencimiento inicial de "necesita un lavado de cara y poco más", se convierte como por arte de magia en… ¡¡¡¡REFORMA INTEGRAL!!!! ¡¡¡TACHÁN!!! Sí, una señora reforma de vivienda con todas las letras.

Entonces es cuando de verdad me asaltaron las dudas importantes: ¿hago una reforma por partes o una reforma total? ¿Contrato a una empresa que lo haga todo y pueda desentenderme a base de talonario, o mejor contrato a las que sean necesarias aunque tenga que estar de capataz reduciendo costes?

Pues la opción va a ser… la segunda, claro. Después de navegar entre empresas que no te toman en serio y tardan una vida en darte presupuesto, las que te ponen problemas a todo ("eso es muy complicado", "eso es muy caro", "esa idea tuya da asco") y las que presupuestan sólo la mitad de las cosas, por fin encontramos una empresa seria y formal.

Eso sí, lo que impera desde el primer momento, incluso antes de la firma de compra-venta del piso, es la ILUSIÓN. Las ganas de decorarlo a nuestra manera, de hacerlo nuestro, de buscar ideas aquí y allá, de pedir opiniones, de cambiar cien veces de estilo. Ahora mi patología de buscar el piso-ganga-ideal se ha convertido en la enfermedad de la inspiración. Ya sea vía Instagram, Google, blogs, programas de diseño virtual, revistas, mundo real… incluso viendo la tercera temporada de Lost, cuando van a matar a uno de los buenos y yo sólo me fijaba en las puertas venecianas.

Y ahora tengo la ILUSIÓN de que más de una se haya sentido identificada con este post y de que os haya gustado. Te espero aquí para compartir más capítulos de la reforma y un montón de antes y después.

El primer capítulo de la reforma

¡Muchas gracias Diana! Esta es sólo la primera entrega. La segunda seguramente sea el antes y después de la cocina. Las obras ya han empezado, yo ya he visto ideas y materiales y sólo puedo decir... ¡que os va a encantar! Envidia máxima absoluta total. Si alguien quiere montar un crowdfunding para recaudar fondos para que esta pobre bloguera que vive de alquiler se compre un pisito y lo reforme entero, por favor que no se corte.

Vais a ver un estilo muy divertido, fresco y personal y estoy segura de que os va a sorprender su decoración. Sólo decir que los conceptos barbie gallega y neon de puticlub son algunas de las ideas sobre la mesa :D

Seguro que más de una aquí se ha enfrentado a una reforma total como la de la casa de Diana, ¿algún consejo para una primeriza?
Con la tecnología de Blogger.