Antes y después de un mueble renovado

Antes y después de un mueble renovado

Una renovación total para un viejo mueble

Ana, una lectora de Dr. Livinghome, y su chico han transformado un viejo mueble en una absoluta belleza mid century. ¿No flipas con el resultado?

Una de las cosas que más me gusta de Dr. Livinghome es la posibilidad de inspirar a otros. No es que me crea Gandhi, ni nada parecido, pero sí sé que algunas personas se sienten inspiradas por lo que leen o ven en el blog. A veces a redecorar su casa, a veces a expresar su personalidad decorativa o a comprarse una planta o, en este caso, a renovar un mueble viejo (no te pierdas mi galería de muebles renovados).

Hace unas semanas Ana me escribió porque necesitaba ayuda con un mueble viejo al que tenía echado el ojo. Este mueble en concreto:

Antes y después de un mueble renovado

Ella y su chico lo habían visto en una tienda de muebles de segunda mano por 30€ y no se acababan de decidir a dar el paso sobre todo porque, como la propia Ana me contaba en el correo, no se consideran especialmente manitas. Por eso Ana me envió un email preguntando mi opinión, ¿merecía la pena comprar el mueble y renovarlo? ¿Qué haría yo con él?

El mueble tiene unas características muy interesantes porque tiene suficiente espacio para almacenar cosas y al mismo tiempo ocupa poco, así que se puede colocar en casi cualquier parte de la casa incluido el pasillo.

El aspecto exterior del mueble recesitaba una renovación como agua de mayo pero la estructura, que es en lo que hay que fijarse en estos casos, era perfecta: líneas rectas, cajones y puertecitas adorables, veta interesante.... el mueble tenía todas las papeletas de convertirse en una belleza. Por supuesto les animé a que se lanzasen a por él sin pensarlo un segundo más y les di unas cuantas opciones de cómo podían renovarlo.

Ana me respondió diciendo que les había dado el empujoncito que necesitaban, se fueron a por él y en seguida se pusieron manos a la obra. Después de todo el trabajo, Ana me mandó otro correo con el resultado final y, ¡no les ha podido quedar más bonito!

Eso sí, como dice Ana "ha sido todo un aprendizaje, madre mía...", porque renovar un mueble lleva trabajo aunque la satisfacción cuando terminas no se puede comparar a la que te da ningún mueble comprado. Te cuento un poco el proceso que siguieron:

Antes y después de un mueble renovado

Antes y después de un mueble renovado

Lo primero, desmontar el mueble decaparlo y lijarlo, para ver qué había realmente bajo ese barniz en mal estado. Siempre lo digo, cuando haces esto el mueble se convierte en un lienzo en blanco y ahí es donde ves claramente las posibilidades, como una chica guapa con un maquillaje horrible.

Ana me contó que al decapar y lijar el mueble se encontraron con que había distintos tipos de madera y el color no les convencía, por eso decidieron teñirlo.

Antes y después de un mueble renovado

Antes y después de un mueble renovado

Dejaron algunas partes de madera a la vista y pintaron otras de blanco porque como contaba Ana "no nos gustaba todo el mueble tan grande en el mismo color, y al estar en una zona de la casa que recibe menos luz nos parecía que iba a quedar más alegre". Me gusta mucho cómo queda la combinación, me parece que resalta más las características del mueble, como esa puertecita mini que es la cosa más riquiña del mundo.

El cambio en las patas ha sido fundamental para darle la estética mid century que buscaban.

Antes y después de un mueble renovado

El último toque fueron los tiradores. A Ana le pasó lo que a mí, que se volvió loca buscando unos tiradores que molasen y que pegasen con la estética y, como no los encontró en España, tuvo que comprarlos en el extranjero. En Illinois, para ser exactos. No me digas que no quedan perfectos con la estética del mueble renovado.

Antes y después de un mueble renovado

Antes y después de un mueble renovado

Antes y después de un mueble renovado

¡El cambio es espectacular! Quería compartirlo a ver si continúa el ciclo de la inspiración y hoy te lanzas a renovar ese mueble viejo que te tiene indecisa.

Ana se despedía en su email diciendo esto:

"Al final estamos bastante contentos con el resultado, muy contentos de hecho... Yo personalemente ahora ya sólo quiero empezar a deshacerme de las estanterías que tenemos e ir sustituyendo poco a poco por cosas con más personalidad... y como tenemos un presupuesto muy ajustado pues tendrá que ser hecho por nosotros sí o sí."

No me pudo hacer más ilusión leerlo, lo digo de todo corazón. Muchas gracias a Ana y a su chico por animarse a compartir el resultado, ¡os ha quedado genial! (¿cuántas veces os he dicho eso ya? ¿1.000? ¿10.000? 1Es que es verdad!)

¿A ti también te gusta la renovación del mueble?

16 comentarios:

  1. Espectacular!! Ojalá yo tuviera la inspiración y sobre todo la paceincia para hacerlo.

    ResponderEliminar
  2. Qué chulada! Me encanta! Y esos tiradores son lo más.. :)=

    ResponderEliminar
  3. Perfecto ese lavado de cara al mueble. me encantan los tiradores.
    Besitos!

    ResponderEliminar
  4. Si, un cambio genial, y lo tiradores me gustan mucho!! Enhorabuena por el trabajo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Precioso, una segunda vida para un mueble que ha ganado muchísima personalidad. ¡Un trabajo de 10!

    ResponderEliminar
  6. Pues menos mal que no son manitas... ¡les quedó la mar de bien! La estructura del mueble ya es chula de por sí, y además han conseguido darle un toque muy guay con las patas y los toques de blanco.

    ResponderEliminar
  7. Irreconocible! un mueble por el que pagarias mucho en una casa de diseño, chapeau!

    ResponderEliminar
  8. Nunca dejan de sorprenderme estos trabajos en los que el antes y el después se parecen como un huevo a una castaña: me ha encantado el proceso y el resultado. Tengo, yo, un par de mueblecitos por aquí rondandoooo... :))

    ResponderEliminar
  9. Y eso que no eran manitas!!!! Un cambio super acertado y los tiradores quedan de fabula, mi enhorabuena porque imaginarselos así sin poner cuesta mucho

    ResponderEliminar
  10. No hay nada comparado con lo que se siente después de realizar una restauración. Lo recomiendo. Buen trabajo.

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.