Contigo no, bicho. 5 cosas que no metería en mi casa



Os he dicho muchas veces que, en cuanto a decoración, me gustan muchísimos estilos: el estilo boho, el rústico, el art deco, el inglés, el industrial, el glam, el nórdico, el extravagante y excesivo, el minimalista... Algunos me gustan más, otros menos pero no tengo un estilo clarísimo y 100% definido. A veces me cuesta diferenciar lo que simplemente me gusta de lo que de verdad me identifica pero, con el tiempo, voy teniendo algunas cosas claras, como estas 5 cosas que no metería en mi casa.

En primer lugar quiero aclarar que esto es, obviamente, mi opinión personal. No pretendo ofender a nadie ni decirle a la gente lo que tiene que meter o no meter en su casa, faltaría más, de hecho siempre estoy dando el coñazo con lo importante que es que tu decoración hable de ti. Es una lista de cosas que a MÍ no me gustan, no una lista de cosas feas. Aclarado esto, allá vamos:

5 cosas que no metería en mi casa

1. Beige



Zzzzzzzz... ¡uy! Perdón, es que es pensar en este "color" y entrarme ganas de dormir la siesta. Le tengo una manía especial, me parece el símbolo supremo de la decoración coñazo, no me transmite más que aburrimiento absoluto, especialmente combinado con blanco. Prefiero las paredes y muebles blancos o de color, pero ese término medio me mata.

2. Animales muertos



Salvo que vengan en forma de filete, los animales muertos no entran en casa. Ni calaveras, ni animales disecados, ni alfombras de bichos muertos ni cosas peludas de ninguna clase. Lo único parecido a un animal muerto que decora mi casa es el cuero que, eso sí, me encanta.

3. Shabby chic



Tengo algún mueble que se hace pasar falsudamente por un mueble rústico pero ese rollo shabby chic de colores pastel no me va nada. Sobre todo porque la gran mayoría (aunque no todas) de las cosas que veo se nota que no son antiguas sino que intentan hacerse pasar por antiguas con poco éxito. Si a eso le sumamos toques cursis del tipo lacitos, corazoncitos y cosas así ya me matas, y si es comprado en una tienda peor todavía.

4. Láminas decorativas



Igual que jamás compraría un cuadro en Ikea, no imprimiría una lámina de las que hay por internet. Miento, tengo una desde hace años, porque el mensaje me llegó al alma y me sentí muy identificada, aquí está detrás de la silla:



Si digo que tu casa tiene que hablar de ti, la voz en gran parte la ponen el arte, la fotografía y la decoración de las paredes en general. Esas láminas, para mí, se han vuelto tan cliché que ya han perdido su significado.

5. Diy cutrecillo



Me encanta el diy, los muebles recuperados, la decoración sostenible y el reciclaje, pero no por ello quiero que mi casa parezca decorada con basura (aunque a veces sea así) o con manualidades que parece que las hizo mi sobrino pequeño. Igual es que me estoy aburguesando :D

Y esas con las 5 cosas que no metería en mi casa. ¿Cuáles son tus 5 contigo no, bicho?

Suscríbete al email para enterarte de las novedades, o a la newsletter semanal para llevarte 3 diy extra.

31 comentarios:

  1. Hola, María. Muy interesantes las cosas que no meterías a tu casa... concuerdo con todo. En vez de beige pondría blush o tonos grises muy claros y primero muerta que animales muertos en la casa, es un no rotundo.

    Te comparto mis 5 contigo no, bicho:
    1. Muebles robustos de piel sintética en colores oscuros (para eso mejor el cuero).
    2. Artículos con colores de madera falsos. Esos que son muy amarillos o muy rojos. No hay nada mejor como la madera natural.
    3. Persianas de pvc (primero que nada, prefiero las cortinas y segundo, las persianas de pvc se ven muy de oficina).
    4. Plantas súper-hiper artificiales... no y no.
    5. Cojines con impresiones (de las que tienen huellitas de perros, o corazoncitos o frases)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Magy! Comparto tus 5 cosas, aunque las plantas artificiales cada ve están mejor hechas. Hay algunas tan bien hechas que parecen reales y son caríiiisimas, pero como una planta real no hay nada ;)
      Un beso

      Eliminar
  2. Ay mi madre... te esmeraste escogiendo las fotos eh! Creo que voy a tener pesadillas con el avestruz ese U_U

    Pues a esas cinco cosas añado otra: las flores y plantas artificiales. Que hay a quien le gustan y las introduce muy bien en su decoración pero a mí, no sé, no me gustan nada. Me hacen sentir incómoda. Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, claro, las escogí bien para que no hubiese lugar a dudas. A mí tampoco me gustan las plantas artificiales pero tengo que decir que las de Abigail Ahern están tan bien hechas que a lo mejor me compro algún ramito verde para poner en un jarrón. Un beso!!

      Eliminar
  3. Un no rotundo para los animales muertos. Ni de verdad ni de mentira. No me gustan nada los diseños que imitan cabezas de animales disecadas, aunque sean de cartón.

    Tampoco me gustan los dorados en la decoración ni el estilo rococó.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí tampoco me gustan ni siquiera las imitaciones de animales muertos! ;)

      Eliminar
  4. ¡Me ha encantado María! Coincido totalmente contigo y no se me ocurre mucho más que añadir. El beige me da pereza, los animales muertos no los pondría ni loca, el shabby chic HORREUR, las láminas tipiquísimas me saturaron hace tiempo, y el DIY cutrecillo... ¿cómo lo has podido definir tan bien? ¿Sabes por qué me encanta tu blog? Porque está en las antípodas de ese DIY que comentas, se ve que tienes una mano increíble para dejar las cosas superbien acabadas y luego las integras de una forma genial en casa, no quedan "pegote" como muchos otros DIY que se ven por ahí.
    ¡Un beso!
    PD. Ay esa silla ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dónde dices que quieres que te compre el piso? <3 <3
      Ya sabía yo que el shabby chic a ti te tenía que horrorizar :)
      Muchas gracias, Ana, eres de mis lectoras favoritas y llevas ahí al pie del cañón casi desde el inicio, desde que la silla nos unió, jajajaja
      Un beso grande

      Eliminar
  5. Un post Genial!! Coincido contigo en todos excepto en el de las láminas, me encantan las paredes con varias ilustraciones, en cambio no soy muy fan de las láminas con mensaje. Buen finde! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta que haya un poco de debate :) A mí me encanta la ilustración pero no para decorar mi casa, prefiero la pintura o la fotografía, curioso!
      Un beso y buen finde a ti también

      Eliminar
  6. Hola María,

    primera vez que comento en tu blog, pero te sigo hace tiempo (dicho sea de paso: alucino con el cambio de tu cocina!!! Eso es DIY, o magia???)

    De tus 5 puntos, coincidencia plena en cuatro y discrepancia absoluta en uno: en mi casa predomina absolutamente el beige y el blanco, y lejos de aburrirme, me da calma y sosiego. Los colores y los estampados en casa ajena y para un rato me gustan mucho, pero en la mía, para verlos de continuo, me ponen nerviosa! :-)

    (Estoy aún en estado de schock con el avestruz...)


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Silvia!!! Es diy, te lo prometo! Tú también lo puedes hacer ;)

      Jajajaja, no pasa nada para eso hice el post, para que haya un poco de debate. Hay mucha gente que encuentra el beige relajante, pero a mí me relaja más el blanco o los colores oscuros. Para gustos!

      Tienes suerte que no encontré una imagen que vi hace tiempo de media cebra disecada, que salía de la pared con patas y todo, de pesadilla! :D

      Eliminar
  7. A esta lista yo añadiría:

    -los típicos marcos de plata con fotos familiares ultra rancias. (Me los han regalado y están escondidos en una caja porque por ahí no paso).

    -los ambientadores que pretenden ser decorativos pero que son una horterada y no engañan a nadie.

    -Las figuras de buda y los cuadros de piedras apiladas que pretenden ser estilo zen.

    -El color rojo (lo odio mucho y para decoración más todavía).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, coincido en todo (especialmente con los ambientadores "decorativos" que no engañan a nadie) salvo en lo del rojo, ¡es mi color favorito! :)

      Eliminar
  8. Respuestas
    1. Tienes razón que no se puede escupir al cielo que nunca se sabe, pero bueno, igual dentro de unos años este post me sirve para reírme de mí misma. Las figuritas de Lladró han cambiado mucho y ahora tienen algunas colecciones modernas que molan mogollón, como estas: http://www.lladro.com/themes/temas.guest-LLADRO_BY_THEME_THE_GUEST/?spl=0

      Un beso!

      Eliminar
  9. Venga va que nos sumamos!!!, los diy cutrecillos los odio!, antes prefiero no tener decoración. Esta claro que todos hemos empezado y hemos pasado por esa estapa, pero si después de un tiempo las cosas no mejoran.. creo que es hora de pensar que eso no es lo tuyo.

    En cuanto animales... no me gustan para nada las figuras de taxidermia, pero en cuanto a las de cartón, yeso etc.. no me molestan para nada. No lo veo como un trofeo de caza, sino como un adorno. ¿Porque hay gente que tiene una mano de madera en casa? ¿Acaso eso recuerda que le han amputado la mano a alguien?, No!, pues para mi, las cabezas decorativas me dan la misma sensación.

    Colores chillones. No creo que vuelvan a entrar en mi casa. Soy muy fan de lo blanco!.

    Muebles de catálogo. Los odio y cada vez más, es ver una casa llena de muebles de Ikea y entrarme un sarpullido de repente. ¿Acaso la gente no tiene imaginación a la hora de decorar? ¿Tenemos que tener todo el mundo la misma casa?

    De las láminas en la pared tampoco soy muy fan que digamos. No me gustan para nada las paredes estilo galería de museo, pero las respeto.

    En fin.. estas son unas cuantas cosas que no pondría o si, en mi casa, dejándome muchas claro está. Fantástico post Maria. Feliz finde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido 100% en lo de los muebles de catálogo y el espanto que me produce que todo el mundo tenga la casa igual decorada, ¿dónde queda la personalidad? Un beso!

      Eliminar
  10. ¡Me meo de la risa con el título María! ¡Genial! Y el post muy divertido también. Creo que me sumo a tus nunca jamás, pero con la boca chica, porque más de una vez me he tenido que tragar el yo nunca...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Síii, creo que todos hemos tenido que tragarnos a veces nuestras propias palabras :D

      Eliminar
  11. jajajajaja me parto! Me ha encantado este post. Yo estoy contigo en dos cosas, el beige (puaj) y los animales muertos (eso ni en broma!!!)aplicable también a todo tipo de complementos del vestir. Los bolsos y zapatos de cocodrilo o los abrigos de zorro o visón no son cool son una atrocidad. Yo tampoco admitiría nunca los típicos candelabros de brazos, me horrorizan. Buenísimo post. Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, tampoco me gusta nada llevar pieles para evstir, de hecho hasta me dan un poco de grima! Otro beso para ti!

      Eliminar
  12. JAJAJAJA Si yo también me parto, un post bastante ácido jajaja.
    Yo así de primeras nunca digo NO a nada, excepto los animales muertos eso si, pero luego es como que lo cojo manía, como algo lo empiece a ver en muchos sitios, ZASSS, CIERRO LA PUERTA DE UN PORTAZO, eso me está pasando con mi flamenco rosa que traje de Cuba, con la guerra que di para traerlo, si se entera JM me mata jajaja...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso justo me pasa a mí!!! En cuanto veo que algo está por todas partes empiezo a aborrecerlo. Eso me pasó con las láminas decorativas, por ejemplo, y ahora me pasa con el estilo nórdico :D

      Eliminar
  13. Jajajajjaj! Me encanta, y adoro leer los comentarios! Hay de todo!
    Yo hoy detesto el beige (no sé en el futuro!) No es ya que me aburra, sino que si ya está no hay quien sepa qué hacer con él. Es "el color" que se carga el nórdico, el industrial y todo. Vamos, que nanai.
    Los animales muertos son un horror. Por más que los pongan por ahí muy chic, yo no puedo evitar pensar en las tabernas de caza / tabernas taurinas con oloraco a señor. El cuero también está saliendo de mi casa (aunque me gusta, no puedo evitar pensar que es la piel de alguien!)
    Quizás de todo, le pasaría la mano a las láminas! Para algunas zonas me gustan :) Pero no de Ikea o similares, por favor.
    No rotundo: Plantas artificiales de plasticucho, fotos de boda/comunión y similares...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya suponía yo que tú muy fan del beige no podías ser :)
      A mí los animales disecados me parecen horrorosos y me dan muy mal rollo. Con lo bonitos que son cuando corren libres por la naturaleza, ¿para qué matarlos y poner su cabeza colgada de la pared? Un espanto.

      Eliminar
  14. Queridas mías, hola a todas:
    Aquí una fan, desde siempre, del universo Ikea; lo siento, soy la nota discordante. La gracia es que cuando yo empecé a comprar en Ikea yo era muy joven, pero la mayor parte de vosotras erais pequeñas o adolescentes y en aquel momento Ikea representó un bocanada de aire fresco en el panorama deco de este país. De hecho me parecía mejor la versión inicial de Ikea que la actual.
    Quiere eso decir que mi casa es una réplica del circuito Cola-Cao de cualquiera de sus tiendas? NO; sólo quiere decir que entre muebles de distintas procedencias, de vez en cuando, aparece alguno de Ikea.
    Curiosamente en casa no tengo ninguno de los que Ikea incluye en su top ten ventas
    Resulta, para más INRI, que me gusta el color beige/ marfil... Jajajaja... Me parto! En mi defensa diré que sólo tengo pintado en ese color, mejor dicho, en color arena, el comedor; la cocina es color similar al Marsala, un baño azul-gris, el otro color maquillaje, habitación malva-gris...
    Cuáles serían mis "contigo no, bicho"...
    1. Todo lo que sea imitación de/ a... madera, piel, mármol,
    2. Igual que la mayoría de vosotros: los DIY cutres o mal resueltos. Pinterest es una fuente inagotable, a partes iguales, de inspiración y de horterez. Lo último con lo que me he tropezado unas alfombrillas y fundas para el WC que son la cara y el cuerpo de papa Noël. Os las recomiendo.
    3. Animales muertos. Desde luego.
    4. Estampados muy grandes y colores muy chillones: no por nada, simplemente me desconcentran y atraen mi atención constantemente.Me acaban estresando.
    5. Detalles y mobiliario que están a a caballo entre lo vintage y lo hortera. El tema vintage tiene mucho peligro: no todo vale.
    Me voy, ahora, a leer que es lo que sí dejarías entrar en tu casa. Seguro que me encanta todo. Luego te digo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, ya te dije en el comentario que hiciste en los 5 imprescindibles que aquí nadie te va a mirar mal por tus gustos :)
      De hecho, Ikea tiene muchos fans aquí y en todas partes. Yo también tengo cosas de Ikea, ¿quién no tiene al menos un mueble de Ikea hoy en día? Si son combinados con otro tipo de muebles son bien monos y estilosos. A mí lo que no me gusta es cuando TODA la casa es de Ikea. Recuerdo estar en Ikea de compras hace unos años y de pasada oí a una pareja decir algo así como "bueno, pues con eso el salón ya está (mientras tachaban algo de una lista), ahora vamos a por el dormitorio" y pensé, menudo horror, han venido a pasar el día en Ikea y comprarse la casa entera? Espanto.

      Eliminar
  15. Coincido punto por punto contigo, menos en el odio hacia el beige, que a mí en realidad ni me va, ni me viene :)

    ResponderEliminar
  16. 1: Color Rosa.
    2: Color Dorado en exceso.
    3: tapizados Animal print.
    4: Plantas artificiales.
    5: chimeneas con madera falsa.
    Por lo demás debo confesar... que a tus 5 no le digo si... hasta los animales muertos... mal de profe de biología... supongo; pero no en exceso, solo algunos insectos...

    ResponderEliminar
  17. Junto con saludarte y decirte que soy fans de blog. Me encanta, es
    muy de verdad. Coincido totalmente con tu 5 no. Además agregaré
    otros que para mi son del terror, con respeto. Es mi opininión:

    1.- Flores y plantas artificiales
    2.- Muebles brillantes, quiero decir barnices sobre todo
    tonos rojos. Madera, ojalá natural, sólo con sellador
    3.- Manualidades que se ponen de moda.
    4.- Imitar cosas que no son. Ejemplo técnicas para que
    algo parezca que es mármol, madera, piedra, etc.
    Un fuerte abrazo de Santiago de CHILE

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.